domingo, 14 de marzo de 2010

Al final, muchos votantes extrañaron las fotos



Todo transcurrió con calma en las urnas electorales del Colegio San Ignacio, en el sector del Estadio. Dos capturas y varias incautaciones de material publicitario fueron las únicas anomalías.









Por Juan Diego Cartagena Ortega

jcartage8@eafit.edu.co

Para muchas personas, sobre todo adultos mayores, la falta de la foto en el tarjetón hizo que la gente olvidara el número del candidato, votara en blanco o por cualquier persona del mismo partido, sin saber si era el de su preferencia.

Jorge Alberto Restrepo Morales le pasó algo parecido. Cuando llegó al cubículo y no vio la foto de su candidato, lo único que hizo fue preguntar, pero no obtuvo respuesta, pues los jurados de votación no pudieron darle información acerca de los aspirantes.

“Los tarjetones deberían tener las fotos de los candidatos porque si no la gente se confunde. Eso deberían arreglarlo a nivel de legislación electoral”. Para Jorge también faltó información a la hora de decir para dónde habían trasladado las mesas: “mucha gente llegó al Estadio y de allá nos mandaron para acá”.

La afluencia de gente fue constante. Hacia las diez de la mañana ya se habían acercado alrededor de 1.200 hombres a sufragar. Dos de ellos fueron capturados por el CTI, de la Fiscalía, por tener cargos pendientes, informó el capitán Henry Martínez, de la Policía Metropolitana.


“Tenían órdenes de captura preexistentes; el primero, por hurto calificado y agravado y; el segundo, por lesiones personales. Primero se les dejó que ejercieran su derecho y después se les hizo la respectiva captura”, agregó el oficial.

En cuanto al material decomisado, el Capitán Martínez dio una cifra aproximada: “fueron cerca de mil esferos, siete mil volantes, algunas camisetas, gorras y de quince a veinte afiches”. Todo esto, debido a que no debe haber material publicitario cerca a los sitios de votación, pues es un delito considerado como constreñimiento al elector.


Hacia las dos de la tarde la cifra de sufragios entregada por la Registraduría General de la Nación se aproximaba a los 8.045 votos, es decir, un equivalente al 10% de las personas que pudieron haber sufragado en esa concentración, una cantidad preocupante si se tiene en cuenta que sólo faltaban dos horas para el cierre.



En Envigado, los votantes llegaron en la tarde



La jornada electoral en Envigado terminó sin mayores sobresaltos, a pesar de la gran cantidad de personas que se vio en sus calles en las horas de la tarde.











Por David Bentham Arias

davidbentham5@hotmail.com

Solo poco después del mediodía, los sufragantes envigadeños acudieron de forma masiva a las urnas. Las autoridades de esta localidad del sur del Valle de Aburrá aseguraron que brindaron durante toda la jornada las garantías necesarias para que las votaciones para Congreso, Parlamento Andino y consultas interpartidistas se desarrollaran como estaban previstas: en completa calma y sin hechos qué lamentar.

El mayor traumatismo generado por las elecciones fue el caos vehicular que se presentó en los alrededor de los sitios de votación; sin embargo, esto sirvió para que el comercio informal se hiciera presente, debido a que en cada concentración hubo personas encargadas de ayudar a parquear carros, las cuales hicieron su “agosto” en marzo, lo mismo que los vendedores de chicles y refrescos.

En la Institución Educativa Normal Superior de Envigado es constante que se formen largas filas para votar. Igualmente hay un estricto control de seguridad al entrar por parte de las autoridades.

Simpatizantes de los partidos políticos estuvieron también presentes, a unos 100 metros de cada puesto de votación, pendientes de cómo transcurrió la jornada y utilizando estrategias como la de “ayudar” al incauto ciudadano a ubicar la mesa de votación, aunque de paso, le sugirieron entregar el sufragio a los candidatos de sus afectos.

Este hecho, según la Policía, es muy difícil de judicializar pues, a veces, no se adquieren las pruebas suficientes para tipificarlo como delito electoral. Además, las personas sometidas a este tipo de insinuaciones, ayudan a los delincuentes electorales, encubriendo sus acciones.

L Los colaboradores y simpatizantes de los candidatos, abordan constantemente a los ciudadanos y les proponen candidatos.

Los coordinadores de la Registraduría Nacional del Estado Civil, de diferentes puestos de votación como la Institución educativa Normal Superior de Envigado y las instituciones educativas José Manuel Restrepo y Fernando González, coincidieron en que uno de los mayores inconvenientes fue que muchos ciudadanos, no se sabe porqué, dejaron los tarjetones encima del cubículo de votación, algunos de estos en blanco.

Para la Policía Nacional, esta práctica es peligrosa y necesita mayor atención de los jurados, porque así fácilmente es que se cometen los delitos electorales.

No todas pudieron votar en Plaza Mayor


Muchas mujeres madrugaron a votar en Plaza Mayor, pero no pudieron debido a que no tenían sus cedulas inscritas en Medellín sino en otra ciudad u otro municipio.

Por Natalia Páez Sogamoso

npaezsog@eafit.edu.co

“Soy de Medellín. Fui jurado de mesa en Bogotá y no puedo votar acá”, le dijo Adriana Patricia Herrera a una mujer de la Registraduría Nacional del Estado Civil, luego de que muchas mujeres se quejaran con la Policía por no poder votar en Plaza Mayor, debido a que sus cédulas no se encontraban registradas en Medellín.

Así como Adriana, mujeres de otras ciudades de Colombia o municipios de Antioquia, las devolvieron al momento de ingresar a votar. Ellas se quedaron asombradas porque en elecciones pasadas la Registraduría delegaba mesas para quienes no estuvieran registradas en Medellín, pero este año decidieron no ponerlas.

Luego de que Adriana se quejara con la funcionaria de la Registraduría, ésta le dijo que si a ella le habían dicho en la entrada que no se encontraba en las listas de votaciones, no podía ingresar a votar, y que no importaba si había sido jurado en Bogotá.

Para personas como Adriana Herrera, Gloria Zapata y Yolanda Hinestrosa les fue imposible votar en Plaza Mayor o en otra parte. Igualmente, les quedó un mal recuerdo, porque para ellas era importante reclamar el certificado electoral, pues muchos sus beneficios.


El manejo del tarjetón generó inconformidades en el sector de Belén


Para algunos ciudadanos la estructura del tarjetón no fue descifrable y propusieron una nueva distribución en donde se anexara la foto del candidato para tener mayor claridad al momento de votar.





Por Mary Luz Gallego Osorio
mgalle12@eafit.edu.co

“Como se gasta tanta plata en estas cosas; se debería gastar y poner el logo de la foto”. Fue una de las frases que enunció Héctor, un hombre alto, de contextura gruesa, piel morena y lentes, quien en compañía de su familia entró a la Institución Educativa Juan María Céspedes, uno de los puntos de votación del sector de Belén.

“Todo el mundo está envolatado, como son tantos candidatos nadie se acuerda de ellos. Por eso, se ve tanto voto en blanco”, agregó Héctor, al explicar las mayores dificultades que encontró al momento de votar, en ese establecimiento educativo, ubicado en la calle 32b con la carrera 76.

El proceso electoral contó, durante el trascurso de la mañana y pese a las dificultades que comentaron algunos ciudadanos, con todas las garantías para quienes tuvieran algunas dudas sobre la forma de votar.


La distribución de las 50 mesas de votación estuvo dividida en los tres patios, cada uno con 12 mesas, aproximadamente.


“Me parece que faltó claridad en cuanto a los números, debieron haber traído la foto de los candidatos porque son muchos”, manifestó Clara López, otra sufragante, quien sugirió, además, que es más importante la foto qué el número, al menos, “al momento de votar”.

La jornada electoral se ha salvado de hechos que podrían perturbarla

Transcurrida la mitad de la jornada electoral, se han dado varios hechos menores de orden público, en algunos sectores del territorio nacional, hechos menores que podrían atentar, de algún modo, con las votaciones en Colombia. Sin embargo, la situación ya fue controlada por las autoridades.



Por: Laura Marcela Bolívar E.
lbolivar@eafit.edu.co

En Bogotá hay dos sectores que han tenido problemas de orden público. En Suba hay cédulas que no aparecen en el listado y, debido a esto, hay muchas personas que no han podido ejercer el derecho al voto. En Corferias, el mayor sitio de concentración de votantes de la capital del país, ha habido denuncias de posibles sugerencias y orientación del voto, pero aún así se ha tenido un gran flujo de personas en estos dos sectores.

Se hicieron denuncias en Cartagena, pues dicen que en esta ciudad no se está entregando el tarjetón de la consulta del Partido Verde. En Manizales, se dio parte de posible suplantación, por lo que las autoridades locales tuvieron que implementar algunos dispositivos para rastrear las huellas y, de este modo, certificar la no suplantación en la capital caldense.

El hecho que podría decirse ha sido el más significativo en las horas que lleva el día de elecciones, fue el ataque a una tanqueta del Ejército, ataque que dejó seis soldados heridos y uno de gravedad, a la salida del municipio de Corinto, en Cauca.

Tanto en Medellín, como en Bucaramanga, se dieron dificultades al inicio de la jornada electoral. En estas dos grandes ciudades, el 29% de las mesas no tenía todos los jurados al momento de empezar.

En la capital antioqueña, el 80% de las mesas no estuvo listas para abrir a las ocho en punto de la mañana, el 5% tenía el kit electoral incompleto y tampoco se mostraron las urnas vacías antes de dar inicio a la jornada.

Todos los municipios del Valle de Aburrá mostraron problemas con la publicidad, pues en todos se denunciaron pregoneros y orientación al voto, muchos de los cuales tuvieron recibieron la amonestación de la autoridad electoral.

A pesar de los hechos que se han dado en Medellín, la Policía Metropolitana informó de manera oficial que “hasta el momento (al mediodía) no se han realizado cierres de establecimientos ni incautaciones de armas de fuego. La comunidad muestra su civilidad en estas elecciones”.

A pesar del buen comportamiento de la ciudadanía, las autoridades no dejarán de estar pendientes y alertas, y continuarán con los operativos de control en las entradas y salidas del Área Metropolitana, para garantizar el buen funcionamiento y desarrollo de la jornada electoral.

Conversación sobre compra de votos en las filas de Plaza Mayor



Pese a la abundante vigilancia de las autoridades y al llamado de éstas para evitar los delitos electorales, uno de ellos fue cometido en el ingreso de Plaza Mayor.







Por Natalia Páez Sogamoso
natypaez@eafit.edu.co

Antes de ingresar a Plaza Mayor, y cuando esperaba el turno para el registro de la cédula, una mujer que hacía la fila, de unos 57 años, morena, de cabello blanco y 1,63 metros de estatura, le contó a quien estaba a su lado que votaría por candidatos de uno de los partidos tradicionales, según las instrucciones que recibió.

Esa instrucción la recibió de las personas que la trasladaron en 10 taxis, a ella y a otro grupo de vecinos, desde Belén, su barrio, ubicado en el suroccidente de la ciudad, hasta este, el principal sitio de concentración de mujeres votantes de Medellín.

Desde las 7:30 de la mañana, agentes de la Policía Metropolitana y personal de seguridad privada de Plaza Mayor, en el centro de Medellín, estaban listos en la puerta para atender a las personas que, media hora más tarde, empezaron a ingresar, entre ellas la entusiasmada mujer.

“Señora, tome su cédula por favor”, le dijo una mujer, de 30 años, a la señora que anunciaba su voto y que, en ese momento, se tomaba un jugo de naranja. Fue el instante en que quedó sellado el pacto con ella y 10 vecinas más, pues todas dijeron que le estaban colaborando a la persona que había ido por ellas a Belén, quien se ganaría $60.000 por cada voto que recogiera en ese barrio.

En Plaza Mayor sólo pueden votar las mujeres que tengan cédula expedida en Medellín, a partir del 14 de marzo de 1998 hasta el 8 de enero de 2003 y que no la hayan inscrito en otro lugar para sufragar.

La conversación y el incidente pasaron inadvertidos para muchos, debido a la cantidad de personas que empezaba a aglomerarse y a que los funcionarios encargados de vigilar que el proceso electoral transcurriera de forma normal estaban pendientes de otras labores.

En Bello, los obstáculos físicos no impidieron votar

Con una buena afluencia y tranquilidad transcurrió la mañana en el puesto de votación del colegio la Salle, en el Municipio de Bello. Personas adultas y de la tercera edad fueron los grupos más visibles durante esta jornada.



Por María Alejandra Henao Morales
mhenaomo@eafit.edu.co

1.107 votantes registró la delegada de la Registraduría Nacional de Estado Civil, María Victoria Echavarría Ramírez, durante las primeras horas de la mañana en el colegio La Salle, del Municipio de Bello.

Este colegio fue una de las concentraciones más importantes en este municipio del norte del Valle de Aburrá, con casi 30 mesas de votación, abiertas para recibir a más de dos mil votantes. Cinco personas de la Registraduría y un grupo de unos 20 agentes de la Policías, velaron por la tranquilidad y transparencia durante las primeras horas de la jornada electoral.

En carteles, pancartas y por doquier, se hizo visible una de las líderes más importantes de Bello, Olga Suárez Mira, candidata al Senado por el Partido Conservador, quien se acercó al colegio alrededor de las 8:30 de la mañana a votar junto a un grupo de simpatizantes.

“Todo ha transcurrido en total calma y hemos tenido una buena afluencia de votantes, es realmente sorprendente.” Así declaró Echavarría Ramírez, al dar un parte de la jornada antes del mediodía.

Discapacitados por las escaleras

Algunos ciudadanos -en especial los discapacitados- han expresado su inconformidad frente a la ubicación de las mesas, en los pisos segundo, tercero y cuarto de La Salle, a los cuales se llega por unas angostas escaleras que dificultan el acceso de personas minusválidas o en silla de ruedas.

Ante la situación, unos tuvieron que ser cargados por los policías para pudieran llegar con éxito a su puesto de votación, otros subieron con tal cuidado y parsimonia, que la experiencia se les hizo incómoda y un poco molesta.

William Herrera Franco, de 52 años, quien anda en muletas, afirmó que aunque esta jornada electoral le tocó un poco duro, al tener que subir hasta el tercer piso por las escaleras, “me toca asumir esta situación con amor”, con tal de ejercer su derecho a votar.

Opinan los electores

Alberto Valencia Holguín, de 72 años, vecino del Barrio Santa Ana de Bello, quién con orgullo portaba una camisa nacionalista con la frase “100% Colombiano”, dijo que la jornada fue “muy suave, muy sabrosa. Estaba fácil votar, no me confundí con ningún tarjetón”.

Para Leonel Cabrera Ríos, de 40 años, quien acudió sin familiares ni amigos a votar, “la jornada fue buena, cómodo votar”. Por su parte, la Familia Moreno Betancurt -madre, padre y sus dos hijas-, vecinos también del Barrio Santa Ana, preguntaron a los funcionarios de la Registraduría sí podían entrar publicidad, puesto que habían olvidado en número de su candidato.

Blanca Ramírez Uribe, a sus 79 años, quizá una de las votantes más adultas de ese punto, afirmó enérgica que “me gusta votar, porque tenemos que ser realmente colombianos y cumplir con este derecho, y votar bien, porque el voto en blanco es una bobada”.

Puestos de votación Colegio La Salle, Municipio de Bello.

El Colegio San Ignacio asume el reto de atender a los hombres



Desde muy temprano en la mañana, todo transcurre con tranquilidad en Medellín. Más de 7.000 hombres de la Policía Nacional están dispuestos para velar por la seguridad de las elecciones en el Valle de Aburrá.







Por Juan Diego Cartagena

jcartage8@hotmail.com

Desde las cinco de la mañana todo estaba organizado en el Colegio San Ignacio de Loyola, en el sector del Estadio al occidente de Medellín, para garantizar la total normalidad durante la jornada democrática. Fuerza pública, Personería de Medellín, Derechos Humanos, Secretaría de Gobierno, Procuraduría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo, son las organizaciones que están velando por la legalidad y la transparencia de las elecciones.

Las mesas que se disponían para el interior del Estadio Atanasio Girardot, uno de los mayores sitios de concentración para los votantes hombres en la ciudad, en esta ocasión se trasladaron para el Colegio San Ignacio, debido a las obras que ejecuta la Administración Municipal con miras a los IX Juegos Suramericanos Medellín 2010, los cuales se inauguran este viernes 19 de marzo.

En este sitio hay 103 mesas dispuestas para 81.449 hombres, quienes ingresaron al censo electoral, dado que su cédula de ciudadanía fue expedida entre el 14 de marzo de 1988 y el 8 de enero de 2003 y que nunca la inscribieron para sufragar.

Las personas cuya cédula haya sido expedida desde el 9 de enero de 2003 en adelante también hacen parte del censo y si no conocen el lugar donde les toca votar, pueden buscarlo en la página de la Registraduría Nacional de Estado Civil http://www.registraduria.gov.co/ .

Por último es importante destacar el servicio gratuito del Metro, que ayudará a que la jornada electoral se agilice en este lugar, una de las concentraciones de votantes más grande del Valle de Aburrá.



Pocos problemas en Envigado por el manejo del tarjetón

Los pocos inconvenientes que se han presentado en las mesas de votación son generados por descuido de los votantes y por algunos jurados de mesa. Para la ciudadanía en general, el tarjetón no ha sido problema para la elección de los votantes.



Por David Bentham Arias
davidbentham5@hotmail.com

El día electoral en el Municipio de Envigado ha transcurrido sin problema alguno. Hasta el momento, poco antes de las doce del mediodía, no se han registrado hechos fuera de lo normal en los 17 puestos de votación dispuestos por la Registraduría local. Durante el recorrido realizado en dos escuelas de este municipio del sur del Valle de Aburrá, la Marceliano Vélez y la Concha Agudelo, se comprobó la tranquilidad en la jornada electoral.

Según el mayor Néstor Cepeda, de la Policía en Envigado, en esta localidad “hay dispuestos 17 puestos de votación y 478 mesas y, hasta el momento, no se ha registrado ninguna anormalidad. De pronto, en las horas de la tarde el flujo de personas aumente y es probable que se presente alguna anomalía”.


Fue constante el flujo de personas, que se acercaron a elegir sus representantes políticos.

En la escuela Marceliano Vélez hubo un flujo continuo de votantes y, al menos durante la mañana, todo se desenvolvió con normalidad, informó el personal de la Personería de Envigado.

En la Concha Agudelo se presentaron ciertas dificultades. Por ejemplo, una ciudadana introdujo un tarjetón en la urna de la mesa que no le correspondía y; en otro caso, un votante se molestó de forma visible, pues solicitó la cartilla guía para sufragar por Parlamento Andino y, al parecer, ninguna de las mesas contaba con el kit de tarjetones completo.

El mayor inconveniente tuvo que ver con aquellas personas que se acercaron a estas dos concentraciones cuando aparecían registradas en otros lugares de votación.

Daniel Acevedo, delegado de la Registraduría en la Escuela Concha Agudelo dijo que, “casos como el de la señora que se equivocó de urna y las personas que tienen asignado un sitio de votación diferente, son casos que se originan más por descuido de las personas, que por culpa del organismo registrador”. En éste sitio, a las 9:40 de la mañana se habían acercado a votar 514 personas, todo enmarcado bajo la estricta vigilancia de la Personería de Envigado, la Registraduría, la Policía Nacional y el Tránsito Municipal.

Amagos de alteración en Puerto Berrío y Argelia

La jornada electoral ha trascurrido con total normalidad en el país. Las autoridades esperan que siga de esta manera y aseguran que no hay nada de qué preocuparse.




Por: Laura Marcela Bolívar E.
lbolivar@eafit.edu.co
Foto tomada de Fotoeditores.com


Salvo dos incidentes, uno de orden público, ocurrido en Puerto Berrío, a raíz del asesinato de un educador oficial y; el otro, un retraso en el envío del material electoral en zona rural de Argelia, las autoridades reportaron total normalidad en el inicio de la jornada electoral en Antioquia.

Hoy, 28’852.099 colombianos, incluidos los residentes en el exterior, podrán elegir las personas que formarán el Congreso de la República para el período 2010-2014; es decir, 102 senadores y 166 representantes a la Cámara; las consultas interpartidistas (partidos Conservador y Verde) y los cinco representantes al Parlamento Andino.

A pesar de la tranquilidad esperada para el fin de semana, en la noche del sábado, asesinaron a un profesor y a su esposa en Puerto Berrío, crimen que puso en peligro la jornada electoral en esa localidad del Magdalena Medio, debido a que varios educadores manifestaron su temor de participar como jurados de votación. Luego de varias reuniones con las autoridades locales, aceptaron acudir a las mesas como estaba programado.

Gracias a esto, los demás educadores de Puerto Berrío, se reunieron para discutir si asistir o no a su trabajo como jurados en la jornada de elecciones. A pesar de este hecho, los profesores asistieron a cumplir con su responsabilidad con la comunidad y con el Estado.

La situación de Argelia, donde hubo dificultades para llevar el material electoral a tres mesas ubicadas en la zona rural, la Gobernación de Antioquia solucionó el impase, al enviar un helicóptero con los respetivos tarjetones a la zona donde hubo dificultades.

Trascurridas las primeras horas del día electoral de Colombia, tanto las autoridades nacionales como regionales no reportan más novedades y; por el contrario, dan un parte de tranquilidad en todo el territorio nacional, al anunciar que será la más tranquila en 30 años, según prometió el ministro de Defensa, Gabriel Silva.

El ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, dijo que había presencia física de la Fuerza Pública en el 97% del territorio nacional, lo que en opinión del Gobierno Nacional permitirá que todos los ciudadanos puedan ejercer, sin presiones y de forma libre, el derecho al voto.

Precisó que las fronteras terrestres se cerraron, por primera vez en la historia, para evitar que se tipificaran las denuncias de trashumancia electoral, uno de los delitos electorales.

En Medellín

En Belén Las Playas, la Policía y Espacio Público del Municipio de Medellín decomisaron material electoral a miembros de campañas que estaban haciendo proselitismo cerca de las puertas de las concentraciones electorales. / Foto Juan Gonzalo Betancur

En específico, en Medellín, la jornada inició con total tranquilidad, afirmaron el Alcalde, Alonso Salazar, y el comandante de la Policía Metropolitana, coronel Luis Eduardo Martínez.

El oficial dijo que con 4.700 hombres espera garantizar la seguridad y la tranquilidad a todos los votantes, los candidatos, a la sociedad y que las elecciones se desarrollen sin contratiempos en las 230 mesas instaladas en la ciudad.

Lo único que se espera pues es que la ciudadanía siga votando en tranquilidad. En Medellín, el Metro prestará hasta las cuatro de la tarde su servicio gratuito para que no haya ninguna excusa y todos salgan a sufragar.

La primera hora de votaciones transcurrió con normalidad



Ningún reporte negativo sobre problemas logísticos que hayan alterado la jornada electoral en Medellín, entregó la Registraduría Nacional del Estado Civil sobre la primera hora de votación, este domingo 14 de marzo.



Reportaje gráfico de Juan Gonzalo Betancur B.



Entre las 7 y las 7:30 de la mañana llegaron los jurados de votación a las mesas, en las concentraciones electorales.


Poco antes de las 8 a.m., los jurados revisaron todo el material electoral e instalaron las mesas.


Este ciudadano fue el primer votante en la mesa 2 de la concentración electoral ubicada en la Institución Educativa José María Bernal, del barrio Belén Las Playas. A esa hora votaron, en todo el país, las principales autoridades civiles.


En los primeros minutos de la jornada, el flujo de electores fue lento.


Afuera de los sitios de votación, los ciudadanos confirman en qué mesa de votación les corresponde sufragar.


A medida que fue transcurriendo la jornada, aumentó la cantidad de ciudadanos que se acercaron a votar.

Algunos ciudadanos manifestaron que el manejo de los tarjetones, sin fotografía de los candidatos, fue complicado.


Quien tenía alguna duda sobre los tarjetones recibió de los jurados una cartilla donde estaban los nombres, números y foto de todos los aspirantes al Congreso.


Una vez marcados los tarjetones, los ciudadanos se dirigieron a las urnas. El proceso, en términos generales, ha sido muy ordenado.